Antibioticoterapia profiláctica para la infección inguinal en cirugía vascular
Revista Argentina de Cirugía Cardiovascular
pdf
pdf (English)

Palabras clave

infección inguinal
cirugía vascular

Cómo citar

Rodríguez Planes, G. (2022). Antibioticoterapia profiláctica para la infección inguinal en cirugía vascular. Revista Argentina De Cirugía Cardiovascular, 20(2), 65. Recuperado a partir de https://raccv.com.ar/index.php/revistaraccv/article/view/51

Resumen

A pesar de los recientes avances en los cuidados pre y posoperatorios, las infecciones del sitio quirúrgico (surgical site infections, SSI) en cirugía vascular se mantienen en valores significativos. B. Amato, de la Universidad Federico II de Nápoles, Italia, y colaboradores realizaron una revisión sistemática de trabajos publicados entre 1980 y 2020 en las bases de datos OVID, PubMed y EMBASE. En todas las especialidades se informa un riesgo de 2-4% de SSI en cirugías “limpias”, pero estas cifras ascienden en caso de procedimientos postraumáticos (15-50%) o en poblaciones con factores de riesgo, como los pacientes de alto riesgo de cirugía vascular (15-22%).
Las recomendaciones actuales en caso de cirugía vascular limpia indican no más de 24 horas de antibioticoterapia intravenosa perioperatoria, dado que no se observan beneficios con la prolongación de este tratamiento. Sin embargo, cuando existen claros signos de infección o factores de riesgo, como el uso de prótesis sintéticas, la conducta no está bien definida.
La principal incidencia de SSI en cirugía vascular se comprueba en la zona inguinal, con porcentajes que varían entre 5% y 30%. Los factores que aumentan este riesgo son la diabetes, el hábito de fumar, el sexo femenino, las prótesis de material sintético, la obesidad y el uso de esteroides. SI bien cualquier bacteria puede teóricamente infectar una prótesis vascular o provocar una SSI, las más frecuentes son la Gram - Pseudomona aeruginosa, y Staphylococcus epidermidis y S. aureus entre las Gram +. Un particular desafío lo constituyen los biofilms, complejos bacterianos que se caracterizan por la secreción de matrices protectoras adhesivas, que los protegen de los antibióticos externos y las defensas del huésped.
Los autores encontraron 364 publicaciones, de las cuales, luego de aplicar los criterios de inclusión y exclusión, 36 fueron consideradas aptas para el metaanálisis. Los resultados del metaanálisis indican que la terapia antibiótica preoperatoria de elección para la prevención del SSI en cirugía vascular son las cefalosporinas de primera o segunda generación, de bajo costo (la más comúnmente usada es la cefazolina), mientras que la vancomicina y la clindamicina se reservan para los casos de alergia a los β-lactámicos.
Es conveniente recordar que el antecedente a alergia a estos antibióticos es muy frecuente, pero que solo en el 10% de los casos corresponden a una alergia real. Para una adecuada estrategia de tratamiento, se sugiere en estos casos la realización de pruebas cutáneas de alergia. En el caso de centros con elevada prevalencia de infecciones por S. aureus meticilino resistentes, o en pacientes con alto riesgo de infección (geriátricos, oncológicos, pacientes en diálisis) debe considerarse el uso de vancomicina para la profilaxis, habiéndose observado en estos casos el beneficio de la administración conjunta con cefazolina.
Otros autores han encontrado beneficios con la administración de una segunda dosis de cefazolina en pacientes con pérdida de sangre superior a 1500 ml o en cirugías prolongadas.
Para los procedimientos endovasculares no existe un consenso general sobre la profilaxis antibiótica, siendo habitual el mismo esquema que para las cirugías vasculares abiertas (dosis única preoperatoria de cefazolina, reemplazada por vancomicina en caso de alergia a β-lactámicos). Existe controversia en cuanto a la utilidad de la investigación preoperatoria

pdf
pdf (English)

Citas

-